Alimentación Switch Mode

Una de las características exclusivas de los equipos Naturalchlor es la utilización de fuentes de potencia Switch Mode. El diseño tradicional de un convertidor lineal  AC-DC (rectificador) utiliza como componente principal un transformador que funciona a la frecuencia de la red (50 Hz). Ello implica un tamaño grande de este componente cuyo peso y volumen pueden ser considerables, especialmente si se utiliza en aplicaciones de potencia. A la salida del transformador la señal alterna de bajo voltaje es filtrada mediante diodos, con sus inherentes perdidas por calor  y, por último, filtrada utilizando grandes condensadores e inductores.

El diseño de una fuente Switch Mode se basa en una compleja combinación de componentes analógicos y semiconductores de potencia gobernados por un microcontrolador. La rectificación se lleva a cabo en primer lugar tras lo cual la señal se conmuta a una frecuencia superior a la de entrada utilizando transistores de efecto de campo (FETs) para minimizar perdidas. Esta frecuencia elevada permite la utilización de transformadores y condensadores muy pequeños en las etapas subsecuentes y una consiguiente reducción del peso y del volumen de la fuente.

Las fuentes Switch Mode presentan un coste elevado debido a su complejidad de diseño y a los componentes utilizados. Además, un esfuerzo considerable ha sido necesario por parte de nuestro equipo de desarrollo para poder adaptar con éxito esta técnica, desarrollada en un principio para aplicaciones IT, a la electrolisis de sal. Sin embargo, las ventajas obtenidas son considerables:

Rendimiento:
Debido a su modo de regulación y a la ausencia de elementos disipativos, las fuentes Switch Mode presentan un rendimiento mucho más elevado que una fuente lineal, pudiendo superar el 95%. Nuestros cloradores consumen menos electricidad y producen más cloro.

Regulación:
Las fuentes Switch Mode permiten un control de la potencia de salida muy preciso. Nuestros electrodos trabajan siempre en el punto óptimo de la curva de potencia. La producción de cloro se modula interrumpiendo periódicamente el tiempo de carga. Estas dos características, imposibles en fuentes convencionales, tienen como consecuencia un aumento muy considerable de la vida de los electrodos. Nuestros electrodos trabajan sólo una fracción del tiempo para producir la misma cantidad de cloro.

Dimensiones:
Nuestros cloradores son considerablemente más ligeros y pequeños. Esto incide directamente en el coste de transporte y en sus posibilidades de instalación

Disipación de calor:
Las fuentes Switch Mode  liberan muy poco calor lo que puede permitir su instalación en emplazamientos restringidos

Ausencia de partes móviles:
El control totalmente electrónico de la potencia permite la ausencia de relés o interruptores mecánicos expuestos a corrosión.